Restauración virtual de escultura: fotogrametría y diseño 3D al servicio del Patrimonio

Pese a que hace unos años existía cierta confusión entre reconstrucción virtual y restauración virtual (basta con ver este artículo de Gómez Robles y Quirosa García, donde se habla de la primera bajo el nombre de la segunda) en la actualidad se está avanzando mucho en el desarrollo de esta disciplina que muchos consideramos una rama de la Arqueología Virtual. Ya se comienza a tratar en el ámbito universitario, destacando, por ejemplo, el curso de especialista en restauración virtual de la Universidad de Alicante o la asignatura sobre restauración virtual del grado en conservación y restauración de bienes culturales de la UGR. Recupero aquí el trabajo que realicé ya hace casi un año para probar las posibilidades de restauración virtual en esculturas fragmentadas.

A lo largo de nuestros trabajos arqueológicos o de la investigación con fondos museísticos nos encontramos en muchas ocasiones con esculturas que precisan de la recomposición de sus fragmentos y la restauración de sus partes perdidas.

El trabajo tradicional de restauración tiene ciertos inconvenientes: a) es costoso porque implica el uso de materiales reales; b) si no lo ejecuta un profesional los resultados pueden ser perjudiciales para la propia pieza; c) es complejo obtener una vista del resultado final de la restauración antes de que ésta se complete. La restauración virtual, aunque no debe sustituir a la restauración real cuando la pieza se encuentre en peligro de deterioro, puede ser una herramienta muy útil para planear intervenciones y para mostrar el aspecto hipotéticamente real de nuestros objetos sin tener que intervenir directamente en ellos (respetando el principio de mínima intervención).

Sigue leyendo

Restauración virtual de escultura: anastilosis y reconstrucción de partes perdidas

¿Cómo de costoso es realizar una restauración escultórica? ¿Qué daños puede provocar a la pieza original si no se cuenta con los materiales y profesionales adecuados? ¿Cómo podemos saber cual va a ser el resultado final de la restauración? Todas estas preguntas pueden tener una solución: el uso de la restauración virtual. Ésta no ha de sustituir nunca a los procesos de conservación necesarios para evitar el deterioro de la pieza original pero puede ser una buena ayuda para preparar una restauración real y mostrar de forma virtual la recomposición de la pieza. 
Águila de piedra tras la anastilosis y recomposición de fragmentos perdidos.
Para demostrar cómo se puede llevar a cabo la restauración virtual de una escultura he utilizado un águila de yeso de la que tenía dos copias: una completa y otra que me he encargado de destrozar para que se asemeje más a lo que podemos encontrarnos en una excavación. De este modo he llevado a cabo la anastilosis virtual, es decir, la recomposición de los fragmentos existentes de la pieza de forma virtual, gracias a la documentación fotogramétrica de todos ellos y al trabajo de restructuración de la pieza en Blender. Posteriormente, basándome en el modelo 3D del águila completa, he reconstruido las partes perdidas del águila fragmentada -también con Blender-, logrando así la restauración virtual de la pieza. Para reconstruir estos fragmentos inexistentes no hace falta que nos basemos en otro modelo 3D, también puede servir otro tipo de información: descripciones de la pieza, imágenes de la época en la que salga representada, fotografías antiguas, etc.

Una de las posibilidades más sugerentes de esta técnica es la de probar distintos tipos de materiales a la hora de reconstruir los fragmentos perdidos:

a) Águila reconstruida con resina translúcida. b) Águila reconstruida con material blanco mate.

En este pequeño minidocumental (5 mins) podéis ver el proceso de trabajo seguido para realizar la restauración virtual: