Recreación en 3D del puerto de A Coruña (1950) para una aplicación de realidad virtual (RV)

En los últimos meses hemos tenido el placer de colaborar en el desarrollo de la aplicación de realidad virtual “Diaspora VR” para la exposición temporal Galicia, un relato no mundo, promovida por la Consellería de Cultura de la Xunta de Galicia como primera de las grandes muestras del Xacobeo 21 y que se puede ver en el Museo Centro Gaiás de la Cidade da Cultura (Santiago de Compostela) entre el 15 de noviembre de 2019 y el 12 de abril de 2020.

Esta muestra, comisariada por Manuel Gago, ahonda en la relación entre Galicia y el resto del mundo a lo largo de la Historia y lo hace a través de una colección de piezas que nos llevan desde la Prehistoria hasta la actualidad (el Guerreiro de Lesenho, la Biblia Kennicott, la Santa de Asorey, dos Códices Calixtinos o el Mapa de Sawley son solo algunas de las obras que tejen el discurso).

Las tecnologías juegan aquí un importante papel aplicadas a la narrativa museográfica: sensores de movimiento y presencia, sistemas de realidad aumentada y una experiencia de realidad virtual permiten al visitante viajar al pasado.

Puerto de A Coruña, 1950

Uno de los objetivos que Gago tuvo desde el principio fue poner al visitante en la piel de tantos y tantos gallegos y gallegas que tuvieron que emigrar en la posguerra, dejar Galicia para buscar una vida al otro lado del gran océano. De este modo, diseñó la narrativa de una experiencia de realidad virtual en la que el usuario se convirtiera en un emigrante gallego que, en torno a 1950, está a punto de partir del puerto de A Coruña y, desde la borda de un trasatlántico, despide a sus familiares.

Podéis disfrutar de éstas y otras imágenes del proyecto en alta calidad desde aquí.

De este modo, Manuel Gago contactó con nosotros para llevar a cabo el diseño 3D de esta experiencia, así como sus personajes y animaciones. La empresa Xoia Software Development fue la encargada de desarrollar la aplicación de realidad virtual con Unity, integrando todos los modelos realizados por nosotros en este motor de juego y haciendo interactiva la experiencia. La labor fundamental de documentación y asesoría histórica recayó sobre el historiador Francisco Alonso Roucido de Estela Arqueoloxía e Patrimonio, que nos proporcionó multitud de imágenes históricas del puerto para llevar a cabo la reconstrucción virtual.

Todos los modelos 3D de la escena (el puerto de A Coruña, el trasatlántico, el camarote, las gruas, maletas, bidones, etc.) fueron llevados a cabo en Blender en base a referencias de fotografías históricas y texturizados con Substance Painter. Los personajes fueron diseñados utilizando Blender y Character Creator 3 y animados con Blender y Mixamo, así como texturizados, también, en Substance Painter. Este trabajo se hizo en estrecha colaboración con los profesionales de Xoia, con los que fuimos testeando en todo momento el correcto funcionamiento de modelos, texturas y animaciones.

El resultado final es una experiencia de realidad virtual que destaca, en especial, por su capacidad inmersiva, ya que el espacio virtual de la cubierta del barco que se recreó en 3D se hizo coincidir con el espacio real del museo, permitiendo una interacción física con el mismo, lo que potencia la sensación de estar en el entorno virtual. Además, el espectacular trabajo realizado por Xoia permite que la aplicación pueda ser disfrutada hasta por tres personas a la vez que, además, ven en el espacio virtual al resto dentro de sus avatares de época. Esto abre los límites del uso de la realidad virtual en patrimonio, explorando nuevas cotas de inmersión que, hasta ahora, resultaban prácticamente un a ensoñación de ciencia ficción.

Lo más importante es que, con ello, gente como María, una gallega de 92 años, puede emocionarse revisitando un tiempo en el que las despedidas eran tremendamente difíciles y una parte de su tierra, de su esencia, cruzaba el océano; jóvenes como Juan o Adela, de 15 o 17 años, pueden descubrir qué significaba abandonar a tu familia y salir de tu país, quien sabe si para siempre, hacia una tierra desconocida. La Historia se demuestra así un arma cargada de futuro al ser semilla de empatía que nos permita ponernos en la piel de los que hoy, como ayer, deben dejar su país para viajar a otros, quizás al nuestro, empujados por la guerra, la miseria o el hambre.

¿Te animas a descubrir esta experiencia? Visítala hasta el 12 de abril en el Museo Gaiás y cuéntanos qué te ha parecido y qué has sentido con ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s