El castell de Vilademàger: dando forma a una reconstrucción virtual en 3D

El resultado final de una reconstrucción virtual en 3D suele resultar sorprendente y provoca admiración por su potencia e impacto visual, sin embargo, hasta llegar a ese punto recorremos todo un camino de investigación colectiva, bocetos 2D y 3D, pruebas y pasos más o menos en falso, que acaban configurando la forma final de la reconstrucción.

El caso de la reciente reconstrucción virtual del Castell de Vilademàger (La Llacuna, Barcelona) en el s. XI, nos puede resultar especialmente ilustrativo para mostrar el trabajo que existe tras las imágenes finales, entre bambalinas. Se trata de la reconstrucción virtual de la fase inicial del castillo, compuesta por un pequeño recinto amurallado con una gran torre de vigilancia y una cisterna circular elevada (muy singular en castillos de esta época y zona) donde habitaría un pequeño grupo de guardia que controlaría el territorio inmediato (para saber más visitar el blog de ArqueoVitis, la empresa que ha excavado el yacimiento y guiado la creación de esta reconstrucción).

Los bocetos previos

Uno no puede lanzarse directamente a llevar a cabo la reconstrucción final con la única guía de la intuición y los primeros datos histórico-arqueológicos de los que disponemos: es necesario, en primer lugar, generar toda una batería de bocetos en conversación con los expertos que han estudiado el bien patrimonial, para que el resultado final sea satisfactorio y científicamente correcto.

En primer lugar comenzamos con un boceto 3D muy sencillo levantado, en este caso, sobre un modelo 3D fotogramétrico básico de los restos obtenido a partir de un vuelo divulgativo llevado a cabo mediante dron. Superponiendo la planimetría que nos aporta el equipo levantamos los primeros volúmenes según sus indicaciones y hacemos todas las anotaciones que consideremos pertinentes para mostrar, de forma gráfica, nuestras dudas y, de ese modo, facilitar su resolución al equipo científico.

boceto_1

Tras un cruce de emails ya podemos llevar a cabo el primer boceto más preciso, que dibujamos en 2D en Adobe Photoshop sobre una de los puntos de vista elegidos para la infografía final, y que ya va a permitir mejor al equipo científico del proyecto hacerse una idea de lo que se podrá mostrar en la imagen final.

 

boceto_2b

Continuamos el proceso animando a los arqueólogos a que, sin miedo a sus mayores o menores capacidades de dibujo, nos envíen bocetos con las indicaciones que consideren pertinentes, ya que será de forma gráfica como mejor podamos entender las modificaciones que hay que llevar a cabo. Así mismo, también les animamos a dibujar o hacer anotaciones sobre los propios dibujos que les pasamos, de modo que nos sea mucho más sencillo avanzar en el proceso de diseño de la reconstrucción.

esboçvdg_fase2 001 (1)

boceto2_comentarios 001

El boceto final nos permite tener las referencias adecuadas para comenzar a modelar en 3D la reconstrucción virtual con cierta seguridad y sin dar palos de ciego que nos retrasarían mucho más la ejecución del trabajo.

boceto final

El proceso de diseño 3D

Una de las posibilidades más interesantes de las que disponemos para llevar a cabo el modelo 3D de un yacimiento o bien patrimonial es no solo comenzar a modelar a partir de las planimetrías y diseñar el terreno desde cero si no, además, disponer de un modelo 3D fotogramétrico llevado a cabo mediante el uso de drones, que nos permita ya partir de una base tridimensional objetiva. Esto facilita muchísimo la elaboración de las reconstrucciones virtuales y contribuye a aumentar, además, su realismo y veracidad histórico-arqueológica.

screenshot_5

En este caso hemos llevado a cabo el trabajo con Blender 2.79, ya que 2.80 está todavía en versión BETA y no es del todo estable. Realizamos entonces el proceso básico de modelado 3D, mapeado UV, texturizado y añadido de elementos propios del entorno natural como los árboles, que van ir proporcionando una visualización más cercana al resultado que queremos conseguir.

Posteriormente, continuamos con el añadido del resto de detalles: objetos varios, personajes, tejados, hierba, rocas y desperfectos en los muros que aporten realismo.

 

screenshot_53

Además, en el caso de querer secciones que permitan ver el interior, estas serán realizadas en un último momento y sobre una copia del resultado final (para asegurarnos de que no modificamos la reconstrucción sin seccionar). Para ello cortaremos de la forma deseada los edificios y configuraremos las iluminaciones del modo más adecuado posible.

screenshot_54

El resultado final será el proceso del renderizado modificado con un postproceso gracias al compositing de Blender (con el que se añade, por ejemplo, el efecto de mist o niebla) así como al añadido de pequeños detalles en Photoshop.

render_final_2_logo

En definitiva, esperamos que con esta entrada hayamos podido presentar parte del trabajo que hay detrás del resultado final de esta reconstrucción virtual. Recordad: los bocetos previos son fundamentales para que el trabajo posterior en la reconstrucción virtual sea mucho más directo, rápido y preciso. Todo el tiempo que invirtamos en el boceto inicial en 2D será tiempo que ganaremos posteriormente en el diseño 3D.

¡Si tenéis cualquier comentario o duda, no olvidéis escribirlo bajo esta entrada! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s