El congreso Arqueológica 2.0: una oportunidad perdida

arqueologica20Una de las revistas más importantes para la Arqueología Virtual, tanto nacional como internacional, es sin duda la VAR (Virtual Archaeology Review). Coordinada por la SEAV (Sociedad Española de Arqueología Virtual), constituye uno de los pilares que han dado lugar a la Arqueología Virtual como disciplina y que han ayudado a recoger y difundir los trabajos que sobre esta temática se realizan en España y en buena parte del resto del mundo. Además, tiene una gran ventaja: todos sus números se encuentran online y en abierto, por lo que ayudan enormemente al avance de la investigación.

Esta política de Ciencia Abierta -y que, como tal, reconocemos encomiable- contrasta con el Congreso Arqueológica 2.0, que también se lleva a cabo por la SEAV y del que acaba de ser publicada, en estos días, la convocatoria previa para la inscripción de asistentes y ponentes para la próxima edición de 2016, que tendrá lugar en Valencia.

Lo que podría ser un evento de referencia, un lugar de encuentro para investigadores, profesionales y estudiantes de Arqueología Virtual, se convierte en un evento reducido y cerrado debido a sus desorbitados costes de participación (200 € para miembros de INNOVA, CIPA y ITN-DCH; 250€ para no miembros; 75€ para estudiantes; 150€ para el staff de la SEAV y de la UPV). En un momento en el que la Arqueología Virtual está experimentando un crecimiento exponencial, con cada vez más adeptos a la disciplina, más estudiantes que se interesan por ella y que llevan a cabo trabajos de Grado o Máster sobre el tema, más profesionales que incluyen sus técnicas entre otras de carácter más tradicional, más empresas y autónomos que se dedican a este trabajo, resulta paradójico que un congreso de estas características se convierta en un evento tan elitista.

Creemos que es una oportunidad perdida ya no únicamente para aquellos profesionales que no vamos a poder asistir, sino también para la propia disciplina, que se ve privada de lo que podría ser un punto importante de encuentro, debate y crecimiento.

Pese a que la organización de un congreso es algo costoso, existen otros ejemplos de este tipo de eventos (el COTARQ, las JIA, los SOPA, etc.) que se han organizado con una búsqueda importante de subvenciones y donaciones o con medios más austeros pero que han permitido a los asistentes poder implicarse sin tener que pagar cifras desorbitadas que, por fuerza, limitan la participación.

Creemos que en tiempos de crisis y ante una disciplina tan emergente como la Arqueología Virtual, se debe priorizar un tipo de encuentros y congresos más accesibles porque serán, por fuerza, aquellos que resulten más provechosos para el conjunto de profesionales y para la propia disciplina.

En fin, lamentamos que año tras año siga creciendo el precio de los congresos Arqueológica 2.0, porque de este modo cada vez se alejan más de la inmensa mayoría de (empobrecidos) arqueólogos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s