En un rincón de la Casa del Fauno

Los arqueólogos tenemos la posibilidad de imaginar, sobre paredes desconchadas, sobre muros tambaleantes, sobre rocas cercenadas y paredes cubiertas de musgo, cómo fue nuestro pasado. Esa posibilidad de crear una ventana a otro tiempo nos la dan horas y horas de estudio, lectura, conversaciones y trabajo mano a mano con los restos arqueológicos. De este modo, lo que para otros son cuatro piedras, para nosotros se dibuja como bulliciosas calles, tabernas recién abiertas, castros en llamas durante el asedio o puertos en vigilia esperando la llegada de mercancías. Los que nos dedicamos a la arqueología virtual, además, somos capaces de dar forma a estos mundos imaginados y, esculpiendo los píxeles, encender la llama de la Historia a partir del más exiguo de los restos.

Pompeya, sin embargo, es un punto y aparte. Para muchos sólo es una ciudad arruinada y arruinándose. Para otros, entre los que me incluyo, es una de las huellas más sugestivas de los vicios, virtudes, fobias y simpatías humanas. En plena campaña electoral, acercándonos al 24M, resultaba revelador pasear ante las pintadas de milenarios candidatos pompeyanos que quizás jamás llegaron a ganar su puesto. Pompeya es el espíritu barroco y después romántico de la muerte espoleando al tiempo.

El pasado 15 de Mayo pude volver a esta ciudad y no dudé en hacerme con un souvenir virtual, algo que se está convirtiendo ya en costumbre. En concreto, se trata de un pequeño rincón del último peristilo de la Casa del Fauno. La fotogrametría se convierte en la más barata tienda de souvenirs del mundo. Cómoda, rápida, portátil, gratuita y no pesa en la maleta (hasta que la prohíban, tiempo al tiempo).

captura_2

Los yacimientos -y más Pompeya- constituyen uno de los gimnasios más útiles para dibujantes, arqueólogos y virtualizadores del patrimonio, laboratorios que nos permiten poner al día las técnicas e ideas, observar y no perder la práctica. Entrenar el ojo.

render_1 copia

Disponer con esta facilidad de modelos fotogramétricos de precisión nos permite, además, utilizarlos para rescatar de nuestra imaginación una posible imagen de cómo fue aquel espacio en la antigüedad. Sería fascinante poder hacerlo de toda la casa -e, incluso, de toda Pompeya- pero el cinturón cada vez aprieta más y el dinero vuela, probablemente, para ser utilizado para mejores fines. Sea como sea, de vez en cuando podemos rasgar el telón del presente para viajar a otros mundos construyendo la imagen de lo que creemos que fue nuestro pasado. Jamás acertaremos, pero al menos lo intentamos. Desempolvamos el PC y nos lanzamos a la gratificante tarea de convertir el pensamiento en arte para repensar la Historia. ¿Alguien da más?

Render_9 copia_red

Render_12 copia_red

Render_16_red2

Render_18 copia

Render_19 copia

______________________________________________________

P.D.: La Casa del Fauno es una de las más antiguas, grandes y lujosas de Pompeya. En el momento de la erupción probablemente fuera vista ya como un caserón pasado de moda, conservando una decoración fechada aproximadamente en el s. II a.C. Está compuesta por distintos patios y peristilos a los que abren distintas estancias y probablemente tuviera segundos pisos en buena parte de su extensión. Hoy en día es una de las casas más famosas por el mosaico de HAVE con el perro atado a la correa, por la fuente con la estatuilla del fauno que da nombre a la casa, y por albergar una copia del famoso Mosaico de Alejandro en el lugar en el que éste fue hallado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s