Pompeii (2014): Falseando la destrucción de Pompeya

Pompeii-2014-Movie-Poster1Si Paul W.S. Anderson quería hacer una película catastrófica sobre Pompeya, lo ha conseguido, no se le puede negar. Me esperaba la película Pompeii (2014) un tanto imaginativa y exagerada, pero el filme ha superado con creces todas las -malas- expectativas. Se trata de una patética farsa sobre la destrucción de Pompeya, dejando de lado cualquier tipo de documentación histórica sobre la misma, aderezada con una trama que imita descaradamente, de forma cutre, la de la famosa Gladiator (2000) de Ridley Scott, con tableta de chocolate incluida.

Resulta desolador que, existiendo tanta información sobre la verdadera destrucción de Pompeya, se elija representar un evento que nada tiene que ver con lo que en realidad sucedió -donde únicamente faltan dinosaurios para estar ante El Mundo Perdido IV-, falseando así la historia y llevando a cabo una anti-divulgación que sólo consigue confundir a la gente sobre cómo fue la erupción del Vesubio y cómo éste sepultó la ciudad de Pompeya, entre otras.

En primer lugar -antes de pasar a la desastrosa recreación de la destrucción de Pompeya- uno espera que en una película en la que se ha invertido tanto dinero se ponga algo más de esfuerzo a la hora de conseguir recrear la ciudad de forma convincente. Las vistas de la ciudad, desde lejos, pueden pasar por buenas e, incluso, respetan en ocasiones la planimetría real de la ciudad (sobre todo de la zona del Foro, la que más aparece en la película). Sin embargo, cuando se realizan planos cortos nos encontramos ante unos escenarios que en nada tienen que envidiar a los peores fondos del peplum clásico. La película no nos permite olvidar su impostada naturaleza digital, cartón-piedra virtual.

pompei1
Escenarios de cartón-piedra virtual.

Ups. Parece que nos precipitamos al decir que en la película se había respetado la planimetría de la ciudad. Nada más lejos de la realidad. Uno de los escenarios que más presencia tiene en la película es el anfiteatro y cada vez se encuentra en un sitio diferente. En esta vista, por ejemplo, han decidido colocarlo al norte, al lado de la Porta del Vesubio, cuando en realidad se encontraba prácticamente en el otro extremo de la ciudad. Han tirado el anfiteatro al aire y lo han dejado donde buenamente ha caído.

pompei2
El Anfiteatro, destacado en la ciudad, parece haber sido puesto ahí de forma aleatoria, pues no tiene nada que ver con su ubicación real en Pompeya.

Errores nimios y salvables, sin embargo, si se nos hubiera contado una historia de la destrucción de Pompeya cercana en algo a la realidad de lo que pasó. La destrucción de Pompeya, a grandes rasgos, se produjo tras varios días de terremotos crecientes (esto, afortunadamente, sí aparece en la película) durante los cuales la población comenzó a abandonar la zona. El día de la erupción del Vesubio, el 24 de Agosto del 79 d.C., Pompeya estaba poco menos que abandonada y eran pocas personas las que quedaban en la ciudad (ladrones y saqueadores, gente muy optimista, perezosos que habían esperado hasta el último momento para dejar la ciudad, etc.). Pompeya comenzó a quedar cubierta poco a poco bajo una lluvia creciente de ceniza que acabó asfixiando a aquellos que intentaron huir demasiado tarde. Esta lluvia pétrea se intensificó con la caída de fragmentos de piedra pómez cada vez más importantes y, finalmente, la ciudad quedó completamente cubierta, al 99%, de ceniza incandescente, piedra pómez y gases venenosos.

Esto poco tiene que ver con lo que nos muestra la película: una feroz erupción del Vesubio digna del Monte del Destino de Mordor que precipita sobre Pompeya una lluvia de meteoritos del tamaño de camiones, todo esto, por supuesto, acompañado de las convenientes aperturas de inmensas zanjas en la superficie terrestre, e incluso de un tsunami que llega a inundar parte de la ciudad -lo que ya es la guinda de la parodia negra de esta catastrófica catástrofe-. La ciudad se encuentra, por supuesto, abarrotada de gente desarrollando su vida normal, algo que vuelve a falsear de nuevo la idea que tenemos de una Pompeya “atrapada en el tiempo” en el momento de la erupción del volcán. Falta un tornado, Godzilla y un par de superheroes dándose de palos entre las casas para tener ya todo lo que le hace falta a una película de serie B de este tipo.

pompei4
El tsunami que nunca arrasó Pompeya.

Resulta esperpéntica, además, la carrera que llevan a cabo el senador romano y el gladiador protagonista por una de las calles de Pompeya como si aquello fuera el circuito de Mónaco. El senador en una cuadriga último modelo y el gladiador a lomos de un valiente corcel. Nada parecido hubiera podido ocurrir en la realidad, por supuesto, no vaya a ser que acertemos en algo. Un Fast and Furious versión romana en el que no faltan brillantes explosiones, derrumbes y una chica guapa raptada por el malvado romano.

pompei3
La apasionante carrera en el “circuito” de Pompeya. Con explosiones incluidas.

Todo esto, no lo olvidemos, forma la huida de la pareja protagonista que consigue salir de Pompeya en un minuto y sin despeinarse, tras pasearse por la ciudad en llamas durante horas, y que decide finalmente -ATENCIÓN SPOILER- dejarse morir tras conseguir escapar, con un beso que, cómo no, queda inmortalizado en un molde pompeyano que aparece por arte de magia flotando en el infinito. Vaya cúmulo de despropósitos. Es difícil hacer una película que confunda más al espectador sobre cómo fue la destrucción de Pompeya. Como historiadores y arqueólogos, nuestro deber es ocultar esta película en lo más profundo de los anales del cine para que nadie más pueda volver a verla, a ser posible. Y ya no sólo por ser totalmente ficticia sino también por tener un guión pésimo y una ejecución bastante vergonzosa.

Debemos acabar, para limpiarnos un poco los ojos, con este ilustrativo vídeo sobre una destrucción de Pompeya que se acerca de verdad a lo que pudo pasar aquel día del 79 d.C.:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s